miércoles, 14 de julio de 2010

De charlas exteriores e interiores...

Larga charla, copas, música, amigas, confesiones, tabaco… buena noche.
 Se comenta con fervor los problemas cotidianos, generales, particulares, se da pie al intercambio. Aprovecho, ejemplifico en mí para mí. ¿Qué ha pasado? Creí que no cambiaría nunca, siempre firme, pero he cambiado, para bien y para mal.
.
He crecido cayendo, he podido caer parado.
.
Doy un respiro al incesante devenir del tiempo, y ante la coyuntura busco la reflexión.
.
Fumo en mi balcón, analizando, reconociendo, viviendo y sintiendo, aferrado al presente, a lo que pienso, a lo que sentí, a lo que no he olvidado.